Hiša Franko restaurante en Kobarid, 3 Estrellas en Eslovenia

No miento si digo que me enamoré de Hiša Franko restaurante viendo su capítulo en la serie de Netflix Chef’s Table. Guardé ese capítulo en un compartimento de mi memoria, pensando en algún día poder visitarlo. Nuestro viaje a la región italiana de Emilia Romagna, volando hasta Venecia, hizo de gatillo para disparar el plan. La frontera italo-eslovena se encuentra a una hora de Venecia y en unas 2 horas nos podíamos plantar en Hiša Franko restaurante. El plan estaba en marcha.

Reservar en Hiša Franko Restaurante

Solo quedaba conseguir reserva y organizar el viaje. El plan era pasar unos días en Bolonia, Parma, Módena y Venecia y desde allí cruzar la frontera para conocer Hiša Franko Restaurante. El problema inicial era que el restaurante no admite niños menores de 12 años y en ese momento nuestros hijos tenían 11 y 9. Les mandé un mail, con su currículum gastronómico, donde les contaba que ya habían podido con algún 3 estrellas Michelin como El Celler de Can Roca o Aponiente, y no tuvieron problema alguno en admitirnos. De lo único que me advirtieron es que tenían que comerse cada uno su menú normal, pero eso no era un problema real para nosotros.

El problema era encontrar alojamiento por la zona. No era sencillo, y tampoco quería conducir mucho tras la cena. Al final lo que decidimos fue quedarnos en las habitaciones que tiene el propio complejo, y así poder luego desayunar al día siguiente allí. Fue una decisión fantástica.

Nosotros nos alojamos en el restaurante, pero si buscas alojamiento en Kobarid, pincha aquí para ver las mejores ofertas.

Booking.com

Hiša Franko Restaurante

En el momento de nuestra visita en diciembre de 2022, Hiša Franko Restaurante contaba con 2 estrellas Michelin y una estrella verde. En la última gala ha recibido las 3 estrellas, y manteniendo la verde, consiguiendo la máxima categoría posible para la guía roja. Además, está considerado el 32 mejor restaurante del mundo para The World’s 50 Best.

Pero además de los reconocimientos, es la historia de Ana Roš la que nos lleva a Hiša Franko Restaurante. Una historia de amor. Una mujer que estudió para ser diplomática, y el amor la llevó a la cocina de este restaurante, sin tener conocimientos gastronómicos. Su pasión y entrega, siendo autodidacta, la llevaron a ser considerada la mejor chef mujer del mundo y que su restaurante sea visitado por personas de todo el planeta como nosotros.

Hiša Franko

Nuestra visita a Hiša Franko Restaurante

Llegar de noche y lloviendo a Hiša Franko Restaurante tuvo algo de mágico. Aunque no se veía el entorno del Valle de Soça se intuía lo especial de la zona. Dejamos las cosas en la habitación y con el tiempo perfecto para duchas y algún baño de hidromasaje, bajamos al restaurante. La habitación, por cierto, muy moderna, con una cama de matrimonio y con dos supletorias para los niños, teníamos espacio de sobra para los cuatro.

La cena en Hiša Franko

La cena comienza con un aperitivo en el recibidor del restaurante. Un cabernet souvignon y rabula esloveno y unos cócteles de cola sin alcohol para los niños fueron nuestro primer contacto. De ahí pasamos a nuestra mesa, en un salón elegante, con una cristalera que dejaba entrever el paisaje, y con una iluminación tenue que resaltaba cada mesa.

Hiša Franko

La cocina de Ana Roš en Hiša Franko es compleja, es preciosa, y sostenible, ya que utiliza productos que se pueden encontrar a pocos kilómetros del restaurante en colaboración con pequeños proveedores locales.

El menú de aquella noche lleva 14 pases, más el pase extra del queso que también elegimos. Un menú diseñado para comer con las manos, sin un orden establecido, y donde Ana Roš nos quiere transmitir la libertad para romper moldes.

Para el recuerdo platos como la lengua de ternera con cristal de algas, el de apionabo con trufa y piel y suero de leche, o el beignet de maiz relleno de requesón fermentado, y huevas de trucha ahumadas.

En mi memoria quedará para siempre la patata asada en costra de heno, o el mochi de agua y queso relleno de manzana y grosellas.

Los quesos son muy especiales, porque es Valter, el propio marido de Ana y sumiller del restaurante ,el que envejece el queso local de Tolminc en la bodega del restaurante.

Lo que se bebió

En el tema bebida tuvimos la suerte de que nos atendiera Nacho, un sumiller español que ya llevaba un tiempo trabajando en Hiša Franko. Nacho entendió muy bien mis deseos y me puso para empezar un blanco esloveno. En Hiša Franko elaboran sus propias kombuchas, de hecho tienen un maridaje exclusivo con ellas, zumos y fermentados, pero probé solo una kombucha de hoja de higuera riquísima. Como no soy muy bebedor, terminé con un tinto croata, con toques muy salinos, que me gustó mucho.

Hiša Franko

Al terminar la cena pudimos charlar unos minutos con Ana, y gracias a una de las cocineras mexicanas pudimos pasar a la cocina donde nos explicó cómo trabaja un gran equipo de jóvenes cocineros provenientes de prácticamente todas las partes del mundo.

Hiša Franko
Hiša Franko

El desayuno en un tres estrellas Michelin

Tras pasar la noche en esa magnífica habitación del restaurante, aún quedaba rematar con el desayuno. ¿Cómo sería desayunar en un restaurante con 3 estrellas Michelin? Pues no defraudó en absoluto.

Un desayuno en un entorno idílico, donde ya nos encontramos sobre la mesa pan casero, cookies de pasas, frutas deshidratadas, granola, yogur, kéfir, mantequilla, miel, mermeladas, propóleo, frutas, zumos. Luego llegaron quesos, embutidos locales, café y kombucha de las que elaboran ellos. Absolutamente todo lo elaboran en el propio restaurante, o directamente del árbol a la mesa, como unos caquis que estaban de temporada. Un autentico lujo.

Hiša Franko

Pues cenar, dormir y desayunar en un lugar como Hiša Franko fue una experiencia maravillosa. Nos despedimos pensando en volver algún día. Aquí te dejo la cuenta, con el precio de la cena y la noche de hotel de los 4, para que te hagas una idea por si quieres visitarlos algún día. ¿Te gustaría conocer Hiša Franko Restaurante? No dudes en dejar tu comentario y a ¡COMERVIAJARynadamás!

No te pierdas nuestras experiencias gastronómicas por el mundo pinchando aquí

No te pierdas nuestros últimos viajes

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito está basado en mi propia experiencia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de Comentarios y Privacidad de Comer, viajar y nada más

Responsable: Antonio Sánchez Jiménez   Finalidad: Gestión de comentarios   Legitimación: Tu consentimiento

Por favor lea nuestra Política de Privacidad antes de comentar.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio